Mensaxe
  • Failed loading XML... attributes construct error Couldn't find end of Start Tag rss line 1 Extra content at the end of the document

Historia de 17 Escuelas Creativas

Las escuelas no matan la creatividad. Todo lo contrario. Las escuelas son lugares de creatividad. No es que haya algunas escuelas y algunos docentes creativos. Es que todas las escuelas son creativas. Lo son porque todos lo somos. Porque la creatividad no es patrimonio de nadie, no pertenece a nadie y nadie tiene su exclusividad. Es un bien común y, como tal, es de todos y no es de nadie. Las escuelas son creativas porque educar es un acto creativo o, como sostiene Gert Biesta, un acto de creación de algo que no existía antes. O mejor, un acto de transformación. Todas las escuelas son un lugar de creatividad porque no hay nada más creativo que un grupo de personas que desde su diversidad orientan sus esfuerzos a la tarea de enseñar y de aprender juntos. No hay nada más creativo que la interacción que se produce a diario en un aula entre un maestro y sus alumnos. Esa interacción que llevó a Albert Camus a dedicar el discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura a su maestro y a escribirle días después una hermosa carta que todos quisiéramos recibir alguna vez. Por eso educamos. La creatividad es, parafraseando a Jean Piaget, saber lo que hacer cuando no sabemos qué hacer. Así entendida, la creatividad, como la inteligencia, es compuesta, expandible, práctica, intuitiva, distribuida, social.

Adxuntos:
Download this file (07_historias[1].pdf)Historia de 17 escuelas creativas[ ]18176 Kb