Decálogo para el buen uso del Whatssap

Desde Apega queremos dar respuesta a una necesidad emergente que se nos manifiesta por diversas vías y que tiene como foco central el uso incorrecto y desmedido de los niños y adultos del whatssap.

He aquí un decálogo de buenas prácticas:

1. El whatssap ha de satisfacer necesidades concretas de información que no pueden ser transmitidas por otras redes sociales alternativas.
2. Su usuario debe diferenciar entre lo público y lo privado cuando comparta imágenes o comentarios comprometidos. En el segundo caso, deberá limitar la información confidencial a las personas de mayor confianza.
3. Evitar que por comodidad el whatssap acabe convirtiéndose en el método de comunicación por excelencia con todas las personas de su entorno.
4. Los grupos de whatssap deberán restringirse a su finalidad exclusiva; es decir no tendrán cabida mensajes o vídeos de que no cumplan con su objetivo concreto.

5. Evitar repetir mensajes e informaciones que ya han sido emitidas por otros miembros y que no aportan nada nuevo a la conversación.
6. Desde el punto de vista de los padres, evitar que el whatssap sea una agenda escolar particular, no deberá convertirse en una solución para todo, restringiendo las responsabilidades y las consecuencias de los actos de nuestros hijos.
7. Debemos seleccionar la información que se transmite y a quién se le envía, especialmente cuando es de índole privada, para evitar que se convierta en viral.
8. Evitar mirar el whatssap cada poco tiempo. Este acto reflejo ejercerá sobre nosotros síntomas de ansiedad y dependencia.
9. Evitar que el whatssap sea un método de control sobre otras personas, conociendo si está conectada, si leyó el mensaje, si está contestando,etc.
10. No olvidar que el whatssap es solo una forma de comunicarnos. No dejes que se convierta en tu forma de vida.